Enamorarse a los cincuenta la odisea de contender contra las manias, los hijos o los amigos sobre toda la vida

Enamorarse a los cincuenta la odisea de contender contra las manias, los hijos o los amigos sobre toda la vida

“El asentamiento de la personalidad esta mucho mas impresionado en la persona de cincuenta y tantos que en una sobre veinte”

Martin, de 56 anos de vida, suspira con nostalgia cuando recuerda su primera trato. El desplazandolo hacia el pelo ella eran veinteaneros; sus gustos, aun escaso definidos, se quiero reseГ±a del sitio de citas de herpes fundieron enseguida; las colegas, por pura adolescencia, eran recientes asi­ como no excesivamente influyentes; nunca tenian hijos, ni manias, ni achaques, ni malas experiencias sentimentales que intentaran evitar, ni nada que condicionara su amor. Tampoco les perseguia la sombra sobre un ex. La ultima ocasion que Martin se enamoro fue hace dos anos. Segun su experiencia, empezar un compromiso pasados los cincuenta es mas fuerte que realizarlo a los veinte.

A los 50 la idiosincrasia esta extremadamente arraigada

Cuando empezo a proceder con Raquel, su actual pareja —52 anos—, creyo ingenuamente que bastaba con que le chiflaran su inteligencia, su caracter y su corporal. Primero choco con sus gustos, fuertemente arraigados. “Siempre me he considerado un varon culturalmente inquieto”, explica Martin. “Pero me revientan los sabiondos, los pedantes y no ha transpirado los culturetas. Al poquito de iniciar a proceder, descubri que Raquel era asidua a los cines sobre procedimiento desplazandolo hacia el pelo adiestramiento, teatros alternativos desplazandolo hacia el pelo festivales de musica experimental. Esos habitos se habian afianzado en la novia con los anos, por impronta de una hermana gran asi­ como diversos amistades. En ese porte, era mi antitesis. Tuvimos muchas discusiones por ello. Nunca pude evitar pensar que si la hubiera acreditado a los 20, ese conflicto no existiria. Quiza habria sido mas comodo para mi continuar su ritmo, o de ella adaptarse al mio. Yo podria haberle influido an ella, igual que otros la influyeron en el anterior, y no ha transpirado la novia a mi”. A Martin le parecio injusto que por unico azar cronologico, se hubiera interpuesto dentro de ellos esa diferenciacion.

Con al completo, aquella discrepancia, por si sola, no constituia un problema de nadie de los dos. No obstante a modo que iba conociendo superior a Raquel, afloraban otras. Como podri­a ser, cuando la novia le presento a su preferiblemente amigo, Martin lo catalogo al instante como “un cretino malhablado”. Raquel se lo tomo bastante mal eran amistades desde los 18 anos, toda la vida. Durante mas de 3 decadas habian compartido inmensidad sobre experiencias, de viajes a entierros. La furibunda reaccion sobre Raquel llevo a Martin a deducir que ese amigo era mas fundamental de la novia que el novio similar. Un valor nuevo de comunicacion de pareja para el que nunca estaba listo.

La inevitable influencia sobre relaciones anteriores

Por si externamente escaso, la pericia del matrimonio fallido sobre Raquel tambien condicionaba su romance con Martin. La novia decia que lo habia dado todo con su ex an intercambio de nada, que habia ejercido “de madre” con el novio y, En la actualidad, por supuesto, no queria cometer los mismos fallos; valoraba mucho su independencia. Martin, en intercambio, venia sobre la trato distante, asi­ como estaba alocado por fomentar la proximidad con Raquel, desplazandolo hacia el pelo irse con la novia a cenar, al celuloide, al teatro o a ver exposiciones. Sin embargo Raquel quedaba con las amigos tanto o mas que con el. A Martin le dio la emocion sobre que era un apartado mas en su agenda.

Por dichos asi­ como otros escollos, la comunicacion sobre Martin y no ha transpirado Raquel, que alberga abundante amor, se volvio tormentosa. Parece que cualquier habria sido mas discreto En Caso De Que se hubieran distinguido primero. “Forzosamente, enamorarse a los cincuenta seri­a completamente diverso que a los 20”, asegura tajante Trinidad Bernal, doctora en Psicologia especialista en terapia sobre pareja, mediadora asi­ como verga de el Colegio formal de Psicologos de Madrid.

“El asentamiento sobre la idiosincrasia esta demasiado mas afectado en la humano sobre cincuenta y no ha transpirado tantos que en la de 20”, prosigue. “Las amistades son mas solidas. Que a tu amigo del alma le caiga mal tu nueva pareja, va a situarte en una orientacion dificil. La existencia de hijos… Si las parejas estables chocan abundante en lo que se refiere a la formacion de sus hijos, imaginate esas que son novedosa relacion desplazandolo hacia el pelo en las que el novio puede tener un Modalidad sobre discutir a las hijos que no dispone de nada que ver con el de ella con los suyos. Que el otro se inmiscuya en ese ambito es algo que se lleva extremadamente mal”.

“Todo eso hace meditar en un panorama poquito apropiado Con El Fin De la estabilidad de una recien estrenada relacion”, anade. “desplazandolo hacia el pelo de hecho, los datos que nosotros manejamos apuntan a que los usuarios de esas edades podri­an tener varias relaciones por motivo de que al final nunca cuajan. Parece que cualquier funciona bien, sin embargo llega un segundo en que deben dejarse”.

Mismamente cambia el valor platonico del amor

Puede que el impedimento sobre Martin y otros que pasan por lo mismo que el novio sea que esperaban la trato idilica como a los veinte. Pero “el saber que no es exactamente lo el amor a unas edades que a diferentes sirve de amortiguador. En caso de que individuo es consciente de que al completo lo cual acontece, la perspectiva con respecto a la recien estrenada relacion no puede ser idealizada. Pese a la empeno de la recien estrenada peripecia vital, nunca puedes meditar que es maravillosa, porque en realidad vas a tener que convivir con una verdad que choca con esa maravilla que te has creado. Una vez que se tiene eso en cuenta, el primer transito es reclamar menos a esa relacion”, explica Bernal.

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado. Campos obrigatórios marcados com *